¿Qué ver cerca de Bakú? Qobustán y los Volcanes de Lodo de Elet

¿Qué ver cerca de Bakú? Qobustán y los Volcanes de Lodo de Elet

Visitar Qobustán y Elet

Si los modernos habitantes de Qobustán (o Gobustán) pudieran dar un vistazo al pasado y presenciar cómo lucía esta tierra hace miles de años, seguramente no serían capaces de reconocerla. En aquel entonces, esta zona árida y semidesértica de Azerbaiyán a las orillas del mar Caspio estaba llena de árboles, plantas y una diversa fauna. Estos medios de sustento atrajeron a seres humanos durante incontables generaciones, y muchísimas pruebas de su presencia perviven aún hoy, después de 5,000 o 10,000 años.

Tierra de desfiladeros

Tierra de desfiladeros es lo que significa Qobustán, que hoy consiste en un moderno asentamiento humano unos sesenta kilómetros al sur de Bakú. Al oeste del pueblo se encuentra el Parque Nacional de Qobustán, varias decenas de kilómetros cuadrados donde se pueden encontrar más de 6,000 petroglifos en los que se retratan una variedad de personas, animales, rituales y actividades que practicaban los habitantes de esta zona de Cáucaso hace miles de años.

Este es también el lugar con la mayor cantidad de volcanes de lodo del mundo. Estas formaciones geológicas son otra de las razones por las cuales Gobustán es uno de los mejores lugares que ver cerca de Bakú. Se supone que un buen baño de lodo en estas emanaciones subterráneas es terapéutico, pero el lugar es difícil de encontrar.

¿Qué ver cerca de Bakú?

 

Reserva de petroglifos de Qobustán (Qobustan Dövlət Tarix və Bədii Qoruğu)

petroglifosUna de las excursiones de día desde Bakú más populares es la que incluye la reserva de petroglifos de Qobustán. Oficialmente conocido como “Paisaje natural de arte rupestre de Qobustán”, la reserva ocupa unas 537 hectáreas que son patrimonio mundial por la Unesco desde 2007. Las imágenes representan una variedad de animales como toros, burros y cabras salvajes, leones, gacelas, serpientes y muchos otros. Los hombres de la Edad de Piedra también dejaron retratos de sus actividades diarias, y una de las más peculiares es un ritual o danza grupal que se parece mucho a un baile tradicional que se practica actualmente en Azerbaiyán. Una roca musical que se puede visitar hoy en día probablemente se usó para acompañar esta danza.

Además de los petroglifos, en la reserva de Gobustán se han encontrado otras muestras de civilizaciones primitivas, como estructuras megalíticas, viviendas de roca, tumbas, montículos de piedra conmemorativos, canales y pozos de agua, entre otros. Entre los hallazgos más singulares se encuentran unos agujeros perforados para atar animales y también depresiones o huecos sobre el suelo de piedra que probablemente se usaban para cocinar, recolectar agua de lluvia o sangre de los animales. Otra curiosidad del lugar son las inscripciones romanas más al este que se han encontrado, fechadas alrededor del año 75 d. C.

Pero el encanto de este lugar no solo se halla en sus ricos yacimientos arqueológicos, ya que la naturaleza, con sus rocas talladas verticalmente y enormes desfiladeros, ofrece un paisaje desértico hermoso que por sí solo es un gran motivo para ir a este lugar lugar. En la entrada del parque nacional hay un museo que se debe visitar antes de aventurarse con los petroglifos pues así se puede interpretar mejor todo lo que se verá en la reserva.

¿Cómo llegar?

No hay una manera fácil de llegar a Gobustán usando el transporte público. En la sede de la Compañía Nacional de Petróleo de Azerbaiyán, cerca de la Ciudad Vieja, puedes tomar el bus 125 a Bina y desde allí el bus 195 hasta el pueblo de Gobustán. En el pueblo debes tomar un taxi hasta el parque nacional.

Volcanes de lodo de Elet (Qobustan palçıq vulkanı)

A nivel mundial se cuentan unos setecientos volcanes de lodo en total. Y cuatrocientos de ellos están en Azerbaiyán y especialmente en Qobustán. Se llega a ellos desde Elet, un poblado 18 km al sur del asentamiento de Qobustán. La aridez del paisaje desértico que acompaña a estos volcanes le da un aspecto de otro planeta y de hecho en pocos lugares de la Tierra se puede ver un fenómeno natural tan extraño y particular como este.


Los volcanes de lodo se forman debido a depósitos de gas que producen los yacimientos de petróleo, un recurso que abunda en Azerbaiyán. Por ello se pueden encontrar volcanes de lodo en poquísimas partes del mundo, generalmente en países petroleros. En su ascenso a la superficie, el gas hace que emerja una arcilla que va formando los pozos o lagunas en los que los visitantes se bañan. Estos charcos lucen como si estuvieran en ebullición constante debido a las burbujas que se forman por las emanaciones del gas subterráneo.


Pero no hay por qué preocuparse, ya que el lodo no contiene sustancias tóxicas. Además es frío y puede ser bastante refrescante en un día caluroso y soleado. Es recomendable llevar unos buenos zapatos para caminar por esta zona y algo de agua para limpiarte el barro del cuerpo. Si tienes la oportunidad de ir al final de la tarde, aprovéchala, ya que generalmente los atardeceres aquí son muy hermosos. En invierno el lodo es demasiado frío como para tomar un baño. Tampoco es buena idea ir en días lluviosos pues la carretera será una pesadilla y el lugar puede volverse inaccesible.

¿Cómo llegar?

Necesitarás un vehículo para llegar a los volcanes de lodo de Elet (preferiblemente uno de doble tracción o 4WD). El lugar se encuentra demasiado lejos de cualquier ruta de transporte público y además para alguien que nunca ha estado allí es muy difícil de encontrar puesto que no hay ningún tipo de señalización. Una buena idea es tomar un bus de Bakú a Elet y desde allí un taxi. Los taxis que se pueden encontrar en la entrada del parque nacional de Gobustán también pueden llevarte a los volcanes de lodo. Una gran opción es apuntarte a un tour de un día desde Bakú que incluya la reserva de petroglifos de Gobustán y los volcanes de lodo en su itinerario.

© Todos los derechos y contenidos reservados - Caucasers.com - Desarrollado por MeryWolf