¿Quieres conocer Lahic? Descubre el cobre en las montañas de Azerbaiyán

¿Quieres conocer Lahic? Descubre el cobre en las montañas de Azerbaiyán

Viajar a Lahic

Lahic es un pueblo en el distrito de Ismayilli a 180 kilómetros de Bakú y a una altura de 1,350 metros. Se encuentra en la ladera sur de la Cordillera del Gran Cáucaso y entre 1,000 y 2,000 personas llaman hogar a este rincón del mundo tan remoto que el que el aislamiento propició el desarrollo de una lengua propia. El camino a Lahic es sobrecogedor, con algunos de los paisajes más hermosos de Azerbaiyán. Es al mismo tiempo una carretera muy peligrosa, lo cual no evita que el pueblo sea uno de los más visitados en el país, quizá porque da la sensación de haberse detenido en algún momento de la Edad Media. Sus calles empedradas, sus casas antiguas, su sistema de tuberías que funciona desde hace casi mil años: todo sobre Lahic parece demostrar que es un lugar realmente único en el mundo.

Esta es también una aldea artesanal muy reputada por las piezas de cobre que fabrican sus pobladores, como lo han hecho durante cientos de años. El tejido de alfombras, la fabricación de artículos de cuero y de armas artesanales son también actividades económicas importantes en Lahic. Visitar Lahic es como transportarse a otra época. Particular atención merece cada una de las construcciones del lugar que obedecen a una técnica totalmente endógena. En algún momento de la historia, los habitantes de Lahic desarrollaron sus propias construcciones antisísimicas como respuesta a los constantes terremotos que sufre esta región, usando piedras para levantar sus casas e insertando tablas de madera entre las rocas. Esta técnica ha probado ser bastante efectiva: las construcciones de otros pueblos cercanos han sufrido constantes daños debido a los movimientos telúricos de la región, mientras que las casas de Lahic se mantienen intactas.

Historia de Lahic

Hay signos de que los seres humanos han habitado esta región del norte de Azerbaiyán al menos desde la Edad Media, como lo demuestra, por ejemplo, el sistema de alcantarillado y de tuberías de Lahic, que se cree que tiene más de mil años. Los fundadores de este asentamiento debieron haber sido de origen persa, puesto que el idioma particular que se habla en Lahic es un dialecto relacionado con el farsí.

Entre los siglos XVIII y XIX, este lugar fue un importante centro de producción de cobre y armas. La carretera actual no se construyó sino hasta mediados del siglo pasado, así que los mercaderes tenían que caminar durante días para poder adquirir los productos que se fabricaban aquí y posteriormente comercializarlos por todo el Cáucaso.

En siglos pasados Lahic fue una aldea densamente poblada. Hoy en día son menos de 1,000 sus habitantes, los cuales se niegan a dejar que sus tradiciones muran. Estas personas aún conservan vivo el conocimiento que sus ancestros, llevando un modo de vida no muy distinto al de las incontables generaciones que los precedieron, siempre al calor de la fragua o junto al telar.

¿Qué ver en Lahic?

Calle Hüseynov küç

El sonido de los martillos golpeando el metal es lo primero que escuchas al visitar Lahic. En la calle principal del pueblo se encuentran los pequeños talleres donde se trabaja el cobre para transformarlo en hermosos platos, jarras y otros objetos decorativos muy apreciados en toda la región del Cáucaso. Algunos artesanos estarán más que de acuerdo en mostrarte su forma ancestral de trabajar y hasta te dejarán entrar en su forja. Hay algunas tiendas en la calle Huseynov Kuc que en algún momento fueron talleres pero donde en la actualidad puedes comprar piezas de cobre y otros objetos artísticos típicos de la zona. También puedes simplemente deambular por esta calle, apreciar las pintorescas fachadas de las casas de piedra con sus balcones de madera y sentir cómo te transportas a una época más sencilla.

Museo de Historia de Lahic (Lahıc tarix-diyarşunaslıq muzeyi)

  • Dirección: Calle Ələkbər Əliyev 22

Es un pequeño museo de una habitación fundado en 1985 en una mezquita antigua. Tiene más de mil piezas en exhibición sobre la historia y etnografía de Lahic, entre ellos instrumentos de cocina y agricultura típicos del lugar, armas, cerámicas, platos de barro y otras piezas antiguas. También hay una sección con retratos e información sobre personajes importantes de la historia del asenamiento. Es fácil de encontrar ya que se encuentra junto a la oficina de información turística.

Escuela Museo

La escuela de Lahic abre sus puertas durante las vacaciones de verano para que los turistas curiosos puedan dar un vistazo. Tiene una habitación dedicada a la exposición y está mejor provista que varios museos de algunas pequeñas aldeas en Azerbaiyán

Puente de Zerneva (Zərnəva yolu)

El remoto pueblo de Zernava solo es accesible mediante un puente colgante sobre el río Girdiman en la vía a Lahic. El puente se consigue casi al comienzo del recorrido, unos once kilómetros al sur de Lahic. Si no sufres de vértigo, puedes explorarlo y tomar algunas fotos emblemáticas como el resto de los turistas que visitan la zona.

Castillo Fit Dag (Fit qalası)

En la cima de la montaña Fit están las ruinas de una fortaleza cuya fecha de construcción no se conoce, aunque se presume que fue levantada entre los siglos XI-XII. En el área cerca del castillo se han encontrado muchos objetos arqueológicos, como cerámicas de la Edad Media, armas, artículos de cobre, bronce y plata, entre otros. La leyenda sobre el lugar asegura que un gobernante del Shirvan construyó esta fortaleza para ocultar a su hija, quien se había enamorado de un pastor. Pero finalmente el pastor la encontró y ambos murieron intentando huir de los guardias del padre. Se dice que fue la residencia final del último khan del Shirvan. Se alcanza en un día de excursión desde Lahic con un guía que puedes contratar en la oficina de turismo.

Castillo Niyal (Niyal Qalasi)

En la entrada de Lahic se puede reconocer un camino que sigue el cauce del río hasta las ruinas del castillo Niyal. Se trata en realidad de unas cuantas rocas que aún permanecen de pie y que no tienen nada de impresionante, pero si se sube un poco más la misma montaña se puede conseguir una excelente vista de toda la zona. Se encuentra a unas dos horas caminando desde el pueblo.

Ivanovka

Aunque no está en la ruta a Lahic, Ivanovka es un pueblo interesante para visitar si tienes tiempo de sobra. Queda unos 16 kilómetros al oeste de Ismayilli y allí se puede encontrar la única granja colectiva que sobrevive de la época soviética. No hay nada que ver en el pueblo, pero si vas en un buen momento de la primavera encontrarás que los prados alrededor de Ivanovka y de la ruta que lleva hasta allá son bastante encantadores.

Babadağ

Una montaña con una altura de 3,629 metros sobre el nivel del mar, al norte de Lahic. Babadag, cuyo nombre significa literalmente “montaña abuelo”, es uno de los picos más altos del sureste del Cáucaso y los locales lo consideran como un lugar sagrado. Para llegar a Babadag se toma un vehículo de doble tracción desde Lahic y aproximadamente dos horas después se alcanza el campamento de Gurbangah, en la base de la montaña. Desde allí son varias horas de caminata hasta la cima.

Transportes

Desde Bakú puedes hacer un viaje de cuatro horas en autobus hasta Ismayilli y allí tomar una marshrutka (minibus) que te llevará a Lahic en aproximadamente una hora. También puedes alquilar un vehículo de doble tracción en Ismayilli con un conductor experimentado. La ruta a Lahic es peligrosa, estrecha y amenazada por riscos e inquietantes precipicios, así que conducir tú mismo no debería ser una opción a no ser que ya tengas experiencia.

Oficina de turismo

Lahic tiene una muy buena oficina de turismo junto al museo del pueblo. Aquí puedes informarte sobre las excursiones a las ruinas arqueológicas o monumentos naturales cercanos, contratar un guía o averiguar sobre las casas de huéspedes disponibles en el pueblo.

© Todos los derechos y contenidos reservados - Caucasers.com - Desarrollado por MeryWolf