Tusheti: un paraíso para los amantes del trekking

Tusheti: un paraíso para los amantes del trekking

Tusheti

Tusheti es una de las mejores zonas para hacer trekking de todo el Cáucaso. También una de las más bellas que hemos visto en Georgia. Debido a que es una de las regiones más remotas e inaccesibles del país, era el lugar a donde en el pasado huían las personas que no querías ser encontradas: fugitivos, gente que huía de vendettas, georgianos que no querían abrazar el cristianimo, etc… Gracias a este aislamiento, las costumbres milenarias de sus habitantes, los tushetios, han permanecido prácticamente inmutables hasta nuestros días.

Hoy, estas tierras de alta montaña se han convertido en uno de los Parques Nacionales que hay en el Gran Cáucaso. Pero llegar a Tusheti es toda una odisea. Solo se puede acceder en 4×4 desde finales de mayo a principios de octubre, cuando se retira la nieve y la carretera de acceso se abre. El resto del año, la zona queda aislada. La carretera es un camino de parcelaria en mal estado que atraviesa paisajes espectaculares, bosques vírgenes, precipicios que dan miedo y el mítico paso de Abano, a 3000 metros de altura. Se tarda alrededor de 5 horas en cubrir los menos de 150 kilómetros que lo separan con la civilización.

Tusheti: información para viajar a Tusheti

El Parque Nacional de Tusheti varía desde los 1650 a los 4.493 metros de altitud. Se encuentra en una zona donde Georgia hace frontera al norte con las repúblicas rusas de Daguestán y Chechenia. Se extiende sobre un área de 900 km² y es el paraíso de los amantes de la montaña. Sin embargo, debido a su inaccesibilidad aún no está masificado y ofrece rutas de trekking para todos los gustos y niveles.

El Parque Nacional de Tusheti se divide en cinco zonas: Pirikiti, Gometsri, Tsovali, Chanchakhovani y Chagmi. Cada una de ellas se compone de diversos pueblos y aldeas. Pese a que apenas viven unas 100 familias, la localidad más grande de Tusheti es Omalo, que se divide en dos: la parte baja y la parte alta. Sin embargo, Omalo  cuenta con una adecuada red de alojamientos en B&B, hoteles familiares de montaña y casas de acogida. Otro de los lugares que no te puedes perder es Dartlo. Es un pueblo donde el tiempo parece haberse detenido en el medievo a varias horas andando. En Tusheti la acampada libre está permitida. Sin embargo, por todo el territorio del parque Nacional hay una aceptable red de casas de acogida en familias locales.

Por lo general, Tusheti es una zona segura y los tushetios son gente muy hospitalaria. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con los perros pastor. Son grandes canes de raza caucásica que se suelen mostrar muy territoriales. Otro punto con el que debes tener cuidado es con la orientación. Algunos senderos no están bien señalizados y según nuestra experiencia, los mapas no son demasiado exactos. También es fácil saltarse un mojón de señalética. Te recomendamos que lo primero que hagas cuando llegues a Tusheti es regístrate en la oficina del visitante y resolver todas tus dudasa, aprovisionarte de mapas, etc… Otra cosa que tienes que tener en cuenta es que en Tusheti no hay tiendas de alimentación, aunque sí B&B. Te recomendamos que si planeas hacer rutas de varios días por tu cuenta, no te olvides comprar provisiones antes.

¿Cómo llegar a Tusheti?

A Tusheti solo se puede llegar en 4×4 desde principios de junio hasta octubre, cuando la nieve se ha derretido. Se tarda cerca de cinco horas en recorrer los 90 kilómetros que separan Alvani de Omalo. Todos los días hay todoterrenos que salen desde el principal cruce de Alvani con dirección a Omalo por un precio de 200 GEL (si vas solo, únete a algún grupo y así podréis compartir los gastos). Asegúrate de que el conductor con el que vas conoce bien el camino. Para llegar a Alvani hay minibuses a diario desde la estación de Ortachala de Tiflis y también desde Telavi. A no ser que seas un conductor experimentado no te aconsejamos que conduzcas hasta Tusheti. Es una de las carreteras más peligrosas de Europa.

Historia de Tusheti

Tusheti ha estado habitada por los tushetios desde hace milenios. Con la llegada del cristianismo a Georgia en el s. IV esta zona también acogió a algunas tribus paganas del resto del país que querían seguir conservando su religión animista y huían de las leyes que les obligaban a claudicar de su credo. Y es que Tusheti  permaneció impermeable a la doctrina cristiana otros 4 siglos más que el resto del país,  hasta que en el siglo VIII el Rey decidió hacer que los obstinados montañeses tushetios abrazaran la fé de Cristo de una vez por todas. Esta zona también acogió a numerosos prófugos de la justicia o personas que necesitaban desaparecer por diversas razones.

La primera prueba de la existencia de los tushetios se remonta a hace 2400 años, a la época del mítico rey Parnavaz, el monarca que por vez primera unió a los georgianos en un solo país. Un siglo después, el geógrafo griego Ptolomeo escribió sobre ellos. Sus habitantes siempre fueron la primera línea de la defensa del norte de Georgia y por eso,  siempre han tenido fama de ser buenos guerreros. De hecho, los clanes tushetios eran los protectores de las fronteras septentrionales contra los musulmanes chechenos y daguestaníes.  Otro de los elemento fundamentales de su cultura es el caballo. Tusheti es conocida por su raza autóctona. Son caballos pequeños, pero muy rápidos y resistente. Todos los años se organiza una carrera para ver quien es el tushetio más rápido.

Existe una leyenda muy relacionada con sus hazañas guerreras y los caballos tushetios En 1695, cuando los montaraces de Tusheti derrotaron a los persas en la batalla de Bakhtrioni, el rey quiso recompensarles por su valentía. Y les dijo que qué querían. Uno de los líderes tushetios, conocido como Zezva Gaprindauli, le pidió que les regalara tanta tierra como su caballo pudiera cubrir a galope en un día. Según la leyenda, el equino cabalgó como el viento durante todo un día, ganando ingentes tierras para los tushetios, y que después, murió agotado. En estas tierras aún se recuerda al equino con una mezcla de orgullo, admiración y agradecimiento.

Costumbres de Tusheti

En Tusheti aún se conservan muchas costumbres de época precristiana. Aunque son ortodoxos, aún mantienen bastantes creencias animistas como parte de su religión ancestral. La más llamativa quizá sea la de levantar a las afueras de cada aldea un pequeño santuario en forma de túmulo llamado ‘khati’. En la actualidad, los khati están dedicados a un santo, pero antaño eran los lugares donde se rezaba a sus dioses locales. Es curioso como aún hoy las mujeres no pueden acceder al interior de los khati si tienen la regla.

Otra costumbre que llama la atención es que no se puede acceder a Tushetis con ningún producto hecho a base de cerdo. Aunque no son musulmanes, los tushetios respetan esta tradición al pie de la letra.  Para ellos estas montañas son sagradas, por lo que si llevas algún tipo de objeto o alimento que esté hecho con este animal (cuero, embutido…) escóndelo antes de entrar y recógelo a la vuelta.

La cultura de Tusheti se basa en el pastoreo de sus rebaños. Todavía hoy, los tushetios son seminómadas. Con las primeras nevadas la mayor parte de los tushetios bajan de las montañas al pueblo de Alani. Llevan a sus rebaños en busca de pastos. Sólo se quedan algunas personas encargadas de vigilar las aldeas. Con el deshielo, los diferentes clanes regresan a las montañas, a las tierras de sus antepasados.

¿Qué ver en Tusheti?

Omalo

Omalo es el pueblo más grande de Tusheti, y el lugar perfecto para montar el campamento base. No hay supermercados ni tiendas, aunque hay una red de alojamientos relativamente decente: unos cuantos pequeños hoteles de montaña bastante sencillos, algún que otro B&B y casas de acogida con familias locales. Omalo se divide en dos barrios: la parte alta (Zemo Omalo) y la parte baja. El barrio alto posee un magnífico conjunto de torres medievales (keseloebi) que se usaban para defender la zona y también como mecanismo de comunicación.

Shenako

Shenako se encuentra a una hora y media andando hacia el este desde Omalo. No tiene gran cosa para ver, salvo su pequeña iglesia ortodoxa, aunque es la excusa perfecta para dar un paseo.

Dartlo

Es la aldea que más nos gusta y no te lo puedes perder. Está a unos 12 kilómetros de Omalo, a unas tres horas y media andando. La ruta es un poquito más exigente, aunque apta para todos los niveles. Destacan sus torres y casas fortaleza que hacen que parezca que aquí el tiempo se ha detenido. Dartlo se encuentra en el corazón de la comunidad de Pirikiti y hay algún que otro Bed and Breakfast por si quieres pernoctar.

¿Cómo reaccionar ante un encuentro con un perro pastor?

Los perros pastor en Georgia pueden llegar a ser un problema si te los encuentras por el monte y no sabes reaccionar. Los pastores del Cáucaso son muy territoriales y están adiestrados para cuidar el rebaño y atacar incluso a lobos y osos. Nuestro consejo es que intentes siempre evitarlos. En cuanto oigas cencerros o veas un rebaño a lo lejos, intenta dar un rodeo. Si te encuentras a uno y no está el pastor en la zona, los expertos aconsejan “estar tranquilos y no correr, mientras poco a poco te alejas. En caso de que el perro haga el amago de atacarte o se ponga agresivo, es mejor plántarle cara: gritale, agita el palo o tírale piedras, mientras te retiras poco a poco de lo que él cree que es su territorio en ese momento, o dejes de ser una amenaza.  Al final él está haciendo su trabajo, que es proteger su rebaño. En cuanto te vayas. Él se calmará.

Rutas de trekking por Tusheti

Aquí os dejamos algunas rutas que hicimos, aunque en el Centro de Atención al Visitante os darán más alternativas y os resolverán todas las dudas:

  • Omalo-Dartlo: es una ruta de unos catorce kilómetros que no tiene complicación. Transcurre la mayor parte por una calzada de tierra por la que de vez en cuando pasa algún Jeep. Si te ves con fuerza −y vas con tiempo− puedes regresar a Omalo, o quedarte a dormir en algún B&B de Dartlo. En Dartlo puedes explorar el pueblo abandonado que hay justo arriba, hacer un picnic al lado del río o tumbarte a la bartola en la campa que hay justo delante.
  • Dartlo-Parsma: desde Dartlo puedes continuar la aventura. El camino continúa río arriba hasta Parsma, pasando por el pueblo de Chesho. Es un Tusheti mucho más salvaje. Al otro lado de las montañas, está Chechenia. Hay camino de tierra y tendrás que atravesar algún que otro arroyo. Consigue mapas de la zona en el punto de atención al visitante. Si madrugas mucho se puede llegar de Parsma a Alisgori en el mismo día, atravesando la montaña (3.000 metros) de norte a sur. Pero no te lo recomendamos a menos que sepas orientarte bien y seas un montañero con cierta experiencia. Los senderos están muy mal señalizados y a veces es confuso. Nosotros casi nos perdemos y se nos echaba la noche encima.

Festivales

 

Atnigenoba

Es el mayor festival de Tusheti y la mejor época para visitar la zona. Se celebra cien días después de Pascua y dura dos semanas. Durante ese tiempo los locales acuden a sus santuarios y organizan comidas familiares. La gente derrocha simpatía y es probable que si te ven, te inviten a la mesa con ellos. Como en otras zonas de montaña del Gran Cáucaso, aquí lo típico es beber cerveza. El colofón final e Atnigenoba lo pone su famosa carrera de caballos por las montañas.

Información útil de Tusheti

Dirección: pueblo de Omalo.

Horario: de junio a octubre de 10:00 a 19:00 horas.

Tel: +995  5 77 10 18 92/ +995 5 77 90 72 72.

E-mailinfo@apa.gov.ge

Ofrecen información sobre alojamientos, transportes y rutas de montañismo. Posee un pequeño museo que abrió en 2009.

© Todos los derechos y contenidos reservados - Caucasers.com - Desarrollado por MeryWolf