Tiflis, viajar a la capital de Georgia

Tbilisi - Tiflis

Tiflis siempre ha estado en una encrucijada de caminos y ha mezclado los sabores de Europa con los de Asia. Era una de las paradas de la Ruta de la Seda y en la vocería de sus mercados se juntaban las gentes de ambos continentes. Hoy, es una ciudad con mucho carácter y quince siglos de antigüedad a sus espaldas. Es el destino más visitado del país y posee grandes atractivos para el turista. Una de ellas es que ha sabido fusionar el aire medieval con la arquitectura de vanguardia sin perder sus raíces. Otra, que es un ejemplo de convivencia entre las diferentes culturas. A muy poca distancia conviven una mezquita, dos sinagogas, iglesias ortodoxas, católicas, armenias y hasta un antiguo templo zoroastrista.

Historia de Tiflis

Sus comienzos..

Aunque se han encontrado restos arqueológicos que indican que la zona estuvo habitada desde el neolítico, hasta el siglo V no se fundó Tiflis. Como casi todo en el Cáucaso, su nacimiento también toma forma de leyenda. Según la tradición popular, el mítico rey Vakhtang Gorgasali de Iberia estaba cazando con su halcón en los bosques que por aquel entonces cubrían el actual territorio de la urbe. La rapaz cazó un pájaro, pero ambas se estrellaron en unos manantiales de agua caliente que brotaban de la tierra y murieron escaldadas. El monarca, como si fuera una señal divina, decidió fundar una nueva villa y trasladar aquí su capital desde Mtskheta. La llamó Tbilisi (tbili quiere decir caliente). El área donde se construyó la antigua Tiflis corresponde al actual barrio de Avlabari y la zona de Abanotubani.

Invasiones árabes

…la ciudad ha pasado por manos de árabes, jorezmitas, mongoles, persas o rusos. Y es que Tiflis siempre ha sido como un caramelo para las grandes potencias debido a su posición estratégica como zona de tránsito entre el Mar Negro y el Caspio, Oriente y Occidente, el Norte y el Sur. A lo largo de su Historia ha sufrido cerca de 30 saqueos que han estado a punto de hacerla desaparecer. Pero en 30 ocasiones sus habitantes la han vuelto a levantar. Uno de los peores desastres ocurrió en el siglo VIII cuando un ejército de 200.000 árabes asesinó a 50.000 ciudadanos. Aunque el hecho es espeluznante, oculta una gran verdad: por aquella época la capital de Georgia ya era una gran urbe. El último gran desastre ocurrió en 1795, cuando los persas la redujeron a cenizas.

Entre 1122 y 1226

Tiflis vivió su Edad de Oro. Tras la famosa batalla de Didgori, el rey David Aghmaseneveli (El Constructor) recuperó la ciudad y la convirtió de nuevo en la capital de la Georgia unificada. Una Georgia que por aquel entonces era uno de los Estados más poderosos de Oriente Medio. El monarca dejó que los musulmanes se quedaran, declaró la libertad de culto y dictó leyes para promover la actividad comercial. La reina Tamara continúo con esta labor y la llevó a niveles de educación y refinamiento desconocidos hasta la fecha. Sin embargo, las invasiones de la Horda de Oro pusieron un punto y final al sueño teflitano.

En la época de dominación rusa

Tiflis creció y aparecieron los nuevos barrios del ensanche, con sus edificios al estilo europeo que han sobrevivido hasta nuestros días. Al principio del siglo XX la urbe se convirtió en un polo de atracción de artistas y bohemios que le valió el sobrenombre de la París de Oriente. Poco después, ya con los soviéticos se industrializó y se construyeron barrios obreros con los típicos inmuebles para el proletariado de algunas zonas del extrarradio. De este período también es el estadio de fútbol Boris Paichadze donde juega el Dinamo de Tbilisi.

La revolución de las Rosas

En 2003 sus calles vieron nacer una revolución pacífica secundada por miles de ciudadanos que se extendió al resto del país: la revolución de las Rosas. El movimiento supuso el inicio de una nueva era para Georgia y sirvió de inspiración a otros países con problemas parecidos.

¿Que ver en Tiflis?

El Viejo Tiflis (Kala)

Se extiende a los pies de la fortaleza de Narikala, en la margen derecha del río Mtkavari. Hay partes muy turísticas como la de Chardin o Kote Abkhasi, con bares, tiendas y restaurantes. Pero hay otras donde todavía se respira el estilo de vida de ese viejo Tiflis del que tanto se escribió, como en las calles Gomis, Bethlem o Abovyan. Aquí, su laberinto de callejuelas esconde edificios torcidos, vecinos jugando al backgammon, fachadas desconchadas y mucho silencio. Es el mejor sitio para perderse.

Abanotubani

¿Qué mejor que comenzar la visita en el lugar donde empezó la Historia de Tbilisi? Abanotubani es la zona más antigua de la capital. Según la leyenda aquí es donde el halcón del rey georgiano Vakhtang Gorgasali, fundador de la ciudad, murió al caerse en sus aguas sulfurosas mientras cazaba. Este hecho fue la clave para que el soberano se diera cuenta de que esos manantiales tenían propiedades medicianles y fundara Tbilisi (que significa caliente). Abanotubani es la parte más asiática de toda la ciudad y es el área donde están la mayor parte de las casas de baños. Se trata de unos balnearios que se abren paso por el subsuelo y solo sus pequeñas cúpulas anaranjadas sobresalen al exterior. La casa de baños más famosa es la de Orbeliani, cuya fachada con azulejos y sus dos minaretes la hacen inconfundible. Es un edificio que parece más uzbeco que georgiano, y tiene ese inconfundible toque de Asia Central. Hasta hace relativamente poco, bañarse en sus piscinas de agua sulfurosa era uno de los pasatiempos favoritos de los tiflenses y escritores de la talla de Tolstoy, Pushkin o Alejandro Dumas dieron buena cuenta de ello. La mayoría continúan abiertas.

La mezquita de Tiflis

Se encuentra a pocos metros de las casas de baños, en la calle que conecta Abanotubani con el jardín botánico. Se puede visitar y su fachada es inconfundible: su minarete de ladrillosestá coronado por una pequeña cúpula azul celeste que delata su ubicación. Se levantó en 1864 y es única en el mundo ya que es la única mezquita donde suníes y chiíes rezan juntos. Es posible visitar su interior y merece la pena. El único requisito es que hay que descalzarse primero. Detrás de la mezquita, a poca distancia, se encuentra el jardín botánico, un remanso de paz dentro de la caótica Tiflis.

El jardín botánico de Tiflis

Fue el primer jardín botánico del Cáucaso. Su creación se remonta al siglo XVII aunqne no empezó a funcionar como jardín botánico hasta 1848. En verano y primavera, es uno de los lugares más frescos para huir del calor. Es el pulmón de Tiflis y un lugar poco frecuentado por los turistas. Posee cerca de 120 hectáreas de extensión y aquí crecen casi 4000 especies de plantas de todo el mundo. Posee una cascada de unos 20 metros de altura y es uno de los lugares preferidos para darse el lote por parejas de adolescentes y no tan adolescentes.

Fortaleza de Narikala

La silueta de la fortaleza de Narikala lleva aquí desde antes de que existiera la misma Tiflis y es el icono por antonomasia de la ciudad. Los expertos afirman que es del siglo IV y que su nombre, que viene de los mongoles, quiere decir la pequeña fortaleza. Los árabes la ampliaron y la reforzaron y se convirtió en la residencia del emir. En el interior se encuentra la iglesia de San Nicolás que data de finales del XII y principios del XIII y ha sido recientemente reformada. Si viajáis en pareja y buscáis un sitio romántico, este es vuestro sitio, sobre todo al atardecer. Para subir podéis hacerlo a través de las calles Botanikuri (donde está la mezquita) u Orbiri (detrás de Gorgasari square). También hay un teleférico desde Rike Park.

Estatua de Madre Georgia (Kartlis Deda)

Es visible desde muchos puntos de la ciudad. Se puede llegar andando desde la fortaleza de Narikala. La escultura, que tiene 20 metros de altura, sintetiza la forma de ser de los georgianos: en una mano tiene una copa de vino para dar la bienvenida a los amigos, y en la otra, sujeta una espada para luchar contra sus enemigos. Dicen que si vienes a Georgia para disfrutar del país, sus gentes se abrirán y acogerán como en ningún otro lugar del mundo, dato que corroboramos. Pero como vengas con malas intenciones, es posible que regreses a tu país calentito. El monumento fue levantado en 1958 y su autor fue Elguja Amashukeli.

Gorgasali Square (Meidan)

La plaza Gorgasali, o Meidan, como la conocen los lugareños, es uno de los puntos neurálgicos de la ciudad. Aquí confluyen el puente Metekhi, la zona de marcha de Chardin Street, una de las subidas a la fortaleza de Narikala y las calles Abkhasi (Leselidze) y Tumanian. Suele estar atestada de tráfico, restaurantes, lugareños y turistas.  Esta actividad frenética le viene de lejos: ¿sabías que aquí estaba el antiguo bazar de la ciudad? De la esquina superior izquierda sale la calle Samghebro. Allí se alza la cúpula plateada de la iglesia armenia de Surp Gevorg (San Jorge). Data del siglo XIII y en el exterior se encuentran los restos del escritor Sayat Nova. Para muchos es el mayor cantautor del Cáucaso de todos los tiempos y es un personaje muy respetado tanto por los armenios como los georgianos.

Calle Kote Abkhazi

También conocida como Leselidze. Es la calle principal del Viejo Tiflis y una de las calles más típicas de la ciudad, donde riadas de turistas vienen y van. Leselidze comunica las plazas de Gorgasali con Tavisupleba. Está repleta de tiendas de souvenirs, establecimientos de toda la vida y algunos de los monumentos más visitados como la Gran Sinagoga (Kote Abkhazi 45/47), un templo hebreo construido entre 1895 y 1913 donde se reúnen la mayor parte de los 3.000 judíos que aún viven en la urbe. Fue construido por los hebreos que migraron de Akhaltsikhe y está orientado hacia Jerusalén. El edificio es inconfundible con sus ladrillos de color naranja y la menorá con la estrella de David a la entrada. Está abierto al público y la visita es muy recomendable. A escasos metros, en el número 41, se alzan la iglesia armenia de Norashen (a la derecha) y la ortodoxa de Jvaris Mama. Más adelante, encontrarás la estatua del general Leselidze, héroe de la Segunda Guerra Mundial.

Calles Erekle II, Bambis y Chardin

Es una de las zonas de copas de la capital. Con el tiempo se ha vuelto un poco turística. Estas calles están repletas de bares, pubs, restaurantes y galerías de arte. Han sido reformadas hace poco y ya llevan unos años que se han puesto de moda. Es el típico lugar de turisteo y de gente guapa. Está llena de locales atractivos, terrazas agradables para tomarse una cerveza y fumarse una shisha, pero los precios suelen ser desorbitados para el nivel de vida del georgiano medio. A la altura del número 12 de Bambis Rigi hay una figura de bronce de un hombrecillo sentado bebiendo en un cuerno. La obra se llama Tamada y es una réplica de la que se encontró en el yacimiento de Vani que data del siglo VII a.C. Parece ser que por aquel entonces los georgianos ya estaban brindando.

Catedral de Sioni

Según la leyenda, el primer templo que se levantó en este mismo lugar fue erigido por el mismísimo rey Vakhtang Gorgasali en el siglo V. Ha sufrido numerosos ataques a lo largo de su historia y ha sido reconstruida en diversas ocasiones. Por eso, la actual estructura data del siglo XIII. El mejor día para visitarla es el domingo. Hay coro.

Iglesia Católica de Santa María

Direccion: Calle Abesadzis 4.

Fue construida en 1804 por los capuchinos y durante años albergó el único órgano del Cáucaso. No sabemos si creérnoslo o no, pero nos han contado que durante la época comunista se utilizó como cancha de baloncesto. Hoy, vuelve a funcionar –y han desaparecido las canastas–.

El Templo del Fuego (Ateshga)

Calle Gomis 3.

Es un antiguo templo zoroastrista que construyeron los persas entre los siglos V y VII donde se rendía culto al fuego. Esta antigua religión se extendió por Georgia durante la fecha de la que data el edificio. Se cree que pudo haber sido transformado en mezquita durante los siglos XVII y XVIII y que conservó su nombre. Se encuentra a unos 30 metros al este de la iglesia de Betlem. Dar con él es un poco complicado, pero es la excusa perfecta para perderte por el dédalo de recovecos del Viejo Tiflis. El lugar está declarado como Sitio de Interés Nacional, pero solo se puede visitar a través de la vivienda que hay al final de las escaleras que suben por uno de sus laterales. Llama a la puerta y pregunta con amabilidad a su inquilino si es posible verla.

Avenida Rustaveli

Equivaldría a la Castellana o a la Diagonal. Se trata de la calle más importante de Tiflis y conecta la Plaza de la Libertad (Tavisuplebis Moedani) con la de Rustaveli (Rustavelis Moedani). Se empezó a construir durante la Belle Époque, en el s. XIX, durante la época en la que Georgia estuvo dominada por el Imperio ruso. Mide un kilómetro y medio y a lo largo se encuentran algunos de los edificios más emblemáticos de Tbilisi: el antiguo Parlamento, hoteles de alto nivel como el Tbilisi Marriott, el Museo de Georgia, la Galería Nacional o el Teatro del Ballet y de la Ópera. Por lo general, sus construcciones son de estilo europeo, recordando a algunas zonas con edificios Art Decó, como Bruselas. No obstante, también posee algunos inmuebles de corte soviético. Es una de las vías de mayor tráfico y te recomendamos que no te juegues el tipo cruzando la carretera. Existen pasos subterráneos para pasar de un lado a otro de la calzada. En Georgia se conduce de manera muy agresiva y no es plan de jugarse el tipo.

Plaza de la Libertad (Tavisuplebis Moedani)

Su nombre es muy revelador. Esta plaza ha sido el lugar de grandes manifestaciones donde los habitantes de la capital se revelaron contra sus gobernantes, y también ha visto mítines multitudinarios. Justo en el centro se encuentra una estatua dorada de San Jorge atravesando con su lanzo a un dragón. San Jorge es el patrón del país, al igual que de Inglaterra y Cataluña. El monumento tiene 40 metros de altura. Su escultor fue Zurab Tsereteli y le encargaron esta obra para reemplazar a la antigua estatua de Lenin que ocupaba la plaza durante la época comunista. Es especialmente bonito el edificio del antiguo Ayuntamiento (Tbilisi Sakrebulo). Se levantó en 1880 en la parte sur de la plaza. Su estilo es bastante ecléctico, lo que transmite a la perfección el encuentro de Europa con Asia, que es lo que ocurre con las gentes del Cáucaso.

Edificio del Antiguo Parlamento de Georgia

En el número ocho de la avenida Rustaveli se levanta el imponente edifcio del antiguo Parlamento del país. Es de estilo soviético y sus dieciséis arcos representan a las dieciséis repúblicas exsoviéticas.El antiguo Parlamento de Georgia ha vivido en primera persona la declaración de la independencia el 9 de abril de 1991 o la Revolución de las Rosas del año 2003. Actualmente el Parlamento de Georgia se encuentra en Kutaisi, lo que algunos georgianos han criticado por el despilfarro de dinero que supone tener el Parlamento y el resto de instituciones en ciudades diferentes. Se puede visitar.

Iglesia de Kashveti

En georgiano Kashveti quiere decir ‘Piedra que nace’ y el nombre le va como anillo al dedo. Como todo en el Cáucaso, su nombre está relacionado de una leyenda: David Gareja fue uno de los trece religiosos que llegaron en el s. VI desde la zona de Mesopotamia para consolidar la religión cristiana en Georgia. A estos misioneros se les conoce como ‘Los trece padres sirios’. Según narra la leyenda, una monja se quedó embarazada y acusó a David Gareja de ser el responsable. Él lo desmintió pero pocos le creyeron. Entonces dijo: “Si es verdad, que nazca un niño, y si es mentira, que nazca una piedra”. Al parecer, la religiosa dio a luz una roca. La gente dijo que era un milagro y decidieron levantar ahí mismo un templo: la iglesia de Kashveti. El actual templo, que fue diseñado por el arquitecto Leopold Biefeld es de 1910, pero está inspirado en otro santuario que data del siglo XI.

El Teatro del Ballet y la Ópera

Se extiende a los pies de la fortaleza de Narikala, en la margen derecha del río Mtkavari. Hay partes muy turísticas como la de Chardin o Kote Abkhasi, con bares, tiendas y restaurantes. Pero hay otras donde todavía se respira el estilo de vida de ese viejo Tiflis del que tanto se escribió, como en las calles Gomis, Bethlem o Abovyan. Aquí, su laberinto de callejuelas esconde edificios torcidos, vecinos jugando al backgammon, fachadas desconchadas y mucho silencio. Es el mejor sitio para perderse.

Mtatsminda

Mtsasminda quiere decir en georgiano el Monte Sagrado. No tiene perdida, ya que su antena de telecomunicaciones es visible desde prácticamente toda la ciudad. En la cima hay un parque de atracciones donde las tardes de los días festivos de verano no cabe ni un alfiler. Existe un funicular que trepa hasta la cima desde la calle Chokqadze y que para a medio camino en el camposanto con más lustre de Georgia, el panteón de Mtatsminda.

El panteón de Mtatsminda

Se trata de un coqueto cementerio ubicado en mitad de la ladera de subida a Mtatsminda. La panorámica de Tiflis desde aquí es impresionante y solo por eso, ya merece la pena la visita. Ser enterrado aquí está reservado sólo a los más grandes georgianos. Aquí yacen algunos de los artistas, políticos, escritores, o científicos más relevantes de la Historia reciente de la nación, como Ilias Chavchavadze, el poeta Galaktion Tabidze, el director de teatro Vaso Abashidze o al primer presidente la República Zviad Gamsakhurdia. El cementerio se encuentra dentro de la iglesia de Mamadavidi (siglo XVIII), levantada en el lugar en el que el santo David Gareja se retiró para rezar y donde dicen que excavó una pequeña casa-cueva con sus propias manos. Dentro del recinto hay una pequeña capilla de roca verdosa que suele estar cerrada y que según dicen, esconde un manantial cuyas aguas producen el milagro de la fertilidad a aquellas mujeres estériles que no pueden tener hijos.

Avlabari

Desde Gorgasali Square el puente de Metekhi conecta el distrito de Kala con el de Avlabari, las dos zonas más antiguas de Tiflis. Se le conocía como el barrio armenio y cuentan que estaba lleno de comerciantes y artesanos. Desde la otra margen del río, la panorámica recuerda un poco a las casas colgadas de Cuenca. Ya apenas quedan armenios en el barrio pero dejaron una huella imborrable. Caminar por sus calles es la mejor opción para descubrir sus recovecos, sus sonidos y sus olores. No te pierdas el encanto de la calle conocida como la Ascensión del Vino (Gvinis Agmarti), donde antiguamente los vendedores negociaban con esta bebida, o el Palacio Sachino (calle Peristsvaleba 7), una mansión fortaleza de 1776 que destaca por sus murallas y su balcón semicircular de madera.

Iglesia de Metekhi y estatua del rey Vakhtang Gorgasali

La estatua del rey Vakhtang Gorgasali es la estatua más icónica de Tiflis. Es de bronce y fue creada en 1967. Se trata de una obra bastante grande que representa al mítico rey Vakhtang Gorgasali, fundador de la ciudad, sobre su caballo. El monarca destacó por su valentía en el campo de batalla. Justo detrás de la estatua de Gorgasali se alza como una joya sobre el río Mtkavari la iglesia de Metekhi (siglo XIII). Se construyó en el mismo sitio donde el fundador de la ciudad levantó un santuario cristiano en el siglo V. Es uno de los templos más famosos de Tiflis y probablemente el más fotografiado. En su interior se encuentra la tumba de Santa Shushanik, otro de los iconos del Cristianismo Ortodoxo. Dentro, está la tumba de santa Shushanik.

Iglesia de la Santísima Trinidad (Tsminda Sameba)

Es el templo más alto de Georgia, y el tercero del mundo con más metros de altura dentro de la órbita ortodoxa. De hecho, sus 85 metros de altura delatan siempre su posición y es visible desde cualquier punto de la ciudad. Posee varias entradas, pero la principal está en la confluencia de las calles Erevan y Samreklo. Se empezó a construir en 1995 para conmemorar los 1500 años de existencia de la Iglesia Ortodoxa georgiana. Aunque el templo lleva tiempo oficiando misasa, su construcción aún no ha terminado. Dentro caben alrededor de 15.000 fieles y de noche, su iluminación le da a la ciudad un toque especial.

Rike Park

Es la explanada que se extiende un poco más allá de donde se coge el teleférico que sube a la fortaleza de Narikala. Representa el espíritu de la nueva Tbilisi, y aquí se levantan algunos de los edificios más vanguardistas de la ciudad como el nuevo Teatro y Palacio de Exhibiciones, el Puente de la Paz o la cúpula acristalada del Palacio Presidencial. Un poco más adelante, al otro lado del puente Baratashvili, también se levanta el nuevo Palacio de Justicia, con su fachada futurista completamente acristalada. El arquitecto quería que simbolizara la transparencia y la lucha contra la corrupción que se ha llevado a cabo desde la Revolución de las Rosas. Aunque las cosas han mejorado mucho, algunos ciudadanos dicen con sorna que “todos los edificios tienen sus sotanos”.

Visitar Tbilisi y su patrimonio arquitectónico religioso

Catedral de Sioni

Según la leyenda, el primer templo que se levantó en este mismo lugar fue erigido por el mismísimo rey Vakhtang Gorgasali en el siglo V. Ha sufrido numerosos ataques a lo largo de su historia y ha sido reconstruida en diversas ocasiones. Por eso, la actual estructura data del siglo XIII. El mejor día para visitarla es el domingo. Hay coro.

Iglesia Católica de Santa María

Direccion: Calle Abesadzis 4.

Fue construida en 1804 por los capuchinos y durante años albergó el único órgano del Cáucaso. No sabemos si creérnoslo o no, pero nos han contado que durante la época comunista se utilizó como cancha de baloncesto. Hoy, vuelve a funcionar –y han desaparecido las canastas–.

El Templo del Fuego (Ateshga)

Calle Gomis 3.

Es un antiguo templo zoroastrista que construyeron los persas entre los siglos V y VII donde se rendía culto al fuego. Esta antigua religión se extendió por Georgia durante la fecha de la que data el edificio. Se cree que pudo haber sido transformado en mezquita durante los siglos XVII y XVIII y que conservó su nombre. Se encuentra a unos 30 metros al este de la iglesia de Betlem. Dar con él es un poco complicado, pero es la excusa perfecta para perderte por el dédalo de recovecos del Viejo Tiflis. El lugar está declarado como Sitio de Interés Nacional, pero solo se puede visitar a través de la vivienda que hay al final de las escaleras que suben por uno de sus laterales. Llama a la puerta y pregunta con amabilidad a su inquilino si es posible verla.

Iglesia de Kashveti

En georgiano Kashveti quiere decir ‘Piedra que nace’ y el nombre le va como anillo al dedo. Como todo en el Cáucaso, su nombre está relacionado de una leyenda: David Gareja fue uno de los trece religiosos que llegaron en el s. VI desde la zona de Mesopotamia para consolidar la religión cristiana en Georgia. A estos misioneros se les conoce como ‘Los trece padres sirios’. Según narra la leyenda, una monja se quedó embarazada y acusó a David Gareja de ser el responsable. Él lo desmintió pero pocos le creyeron. Entonces dijo: “Si es verdad, que nazca un niño, y si es mentira, que nazca una piedra”. Al parecer, la religiosa dio a luz una roca. La gente dijo que era un milagro y decidieron levantar ahí mismo un templo: la iglesia de Kashveti. El actual templo, que fue diseñado por el arquitecto Leopold Biefeld es de 1910, pero está inspirado en otro santuario que data del siglo XI.

Iglesia de Metekhi y estatua del rey Vakhtang Gorgasali

La estatua del rey Vakhtang Gorgasali es la estatua más icónica de Tiflis. Es de bronce y fue creada en 1967. Se trata de una obra bastante grande que representa al mítico rey Vakhtang Gorgasali, fundador de la ciudad, sobre su caballo. El monarca destacó por su valentía en el campo de batalla. Justo detrás de la estatua de Gorgasali se alza como una joya sobre el río Mtkavari la iglesia de Metekhi (siglo XIII). Se construyó en el mismo sitio donde el fundador de la ciudad levantó un santuario cristiano en el siglo V. Es uno de los templos más famosos de Tiflis y probablemente el más fotografiado. En su interior se encuentra la tumba de Santa Shushanik, otro de los iconos del Cristianismo Ortodoxo. Dentro, está la tumba de santa Shushanik.

Iglesia de la Santísima Trinidad (Tsminda Sameba)

Es el templo más alto de Georgia, y el tercero del mundo con más metros de altura dentro de la órbita ortodoxa. De hecho, sus 85 metros de altura delatan siempre su posición y es visible desde cualquier punto de la ciudad. Posee varias entradas, pero la principal está en la confluencia de las calles Erevan y Samreklo. Se empezó a construir en 1995 para conmemorar los 1500 años de existencia de la Iglesia Ortodoxa georgiana. Aunque el templo lleva tiempo oficiando misasa, su construcción aún no ha terminado. Dentro caben alrededor de 15.000 fieles y de noche, su iluminación le da a la ciudad un toque especial.

Planes en familia para hacer turismo en Tiflis

Mtatsminda

Mtsasminda quiere decir en georgiano el Monte Sagrado. No tiene perdida, ya que su antena de telecomunicaciones es visible desde prácticamente toda la ciudad. En la cima hay un parque de atracciones donde las tardes de los días festivos de verano no cabe ni un alfiler. Existe un funicular que trepa hasta la cima desde la calle Chokqadze y que para a medio camino en el camposanto con más lustre de Georgia, el panteón de Mtatsminda.

Mtatsminda Park

Montaña rusa, tío vivos, noria, casa del terror o atracciones acuáticas hacen que este sitio sea el lugar preferido de los niños de Tiflis. También hay bares, cafeterías y cervecerías para los padres. La entrada al parque es gratuita pero las atracciones no. La forma más directa y cómoda de llegar es a través del funicular que conecta Tbilisi con la cima del monte Mtatsminda.

Los museos que no puedes dejar de visitar en Tbilisi

Museo Etnogáfico al Aire Libre Giorgi Chitaia

  • Dirección: carretera Kus Tba nº1.
  • Horario de verano: de martes a domingo de 10:30 a 17:30 horas.
  • Precio: 1,5 GEL.

Es uno de los museos que más nos gustó. Se trata de un bosque a las afueras de Tiflis que ocupa una extensión de 50 hectáreas y donde se encuentran cerca de 70 casas típicas de las diferentes regiones del país: Samegrelo, Guria, Svaneti, Tusheti… Algunas se pueden visitar por dentro y muestran la decoración típica. Por eso, ir a este museo es como viajar por la Georgia rural pero sin salir de Tiflis. Está a unos 7 kilómetros de la avenida de Rustaveli y la forma más cómoda de llegar es en taxi (6GEL). Para más información: www.museum.ge

Museo Nacional de Georgia

  • Dirección: Av. Shota Rustaveli nº3.
  • Horario: de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.
  • Precio: 5 GEL.

Durante nuestra visita el museo estaba siendo reformado. Por este motivo, hubo partes de su colección etnográfica y de historia natural que no pudimos ver. Lo que sí pudimos ver fue su exhibición permanente de joyas antiguas. En el tercer piso, el centro una exposición permanente sobre el período de ocupación soviética en Georgia: sus movimientos de liberación, las víctimas de la represión…. Para más información: www.museum.ge

Museo de Bellas Artes Shalva Amiranashvili

  • Dirección: C/ L.Gudiashvili nº 1.

El centro acoge la mayor colección permanante de obras de arte religioso del país: iconos, frescos, cruces un valor incalculable, joyas antiguas. También organiza exhibiciones temporales en el resto de salas del edificio.

Galería Nacional

  • Dirección: Av. Shota Rustaveli nº 8.
  • Horario: de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.
  • Precio: 5 GEL.

Se entra por la parte trasera del edificio. La Galería Nacional es la pinacoteca más famosa del país. La fundó en 1920 el artista y activista político Dimitri Shevarnadze pero el edificio es de 1888 . Alberga exposiciones temporales de pintura contemporánea y tradicional de artistas tanto georgianos como internacionales. Para informarte sobre las colecciones que se encuentran actualmente.

Museo de Arte Moderno de Tiflis

  • Dirección: Av. Shota Rustaveli nº 27.
  • Horario: de martes a domingo de 11:00 a 18:00 horas.
  • Entrada libre.

Los 3.000 m² del antiguo Edificio de Cadetes albergan hoy la obra de Zurab Tsereteli, uno de los máximos exponentes del arte contemporáneo. El centro exhibe más de 300 trabajos del artista que varían desde pequeñas composiciones hasta creaciones de gran formato y 250 fotos de su colección privada. Para más información: www.momatbilisi.ge

Museo de Historia de Tiflis

  • Dirección: Sioni nº 8.
  • Horario: de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.

Fue fundado en 1910 en un edificio del siglo XVII que fue la residencia del rey Rostom. Más tarde se utilizó como mercado y hotel. Lamentablemente durante nuestra visita estaban reformando el inmueble y la mayor parte de las salas estaban cerradas al público. Tan solo pudimos ver las exposiciones temporales. Posee una importante colección arqueológica, etnográfica, documental y artística que ayudan a entender el pasado de la ciudad.

Información útil para hacer turismo por Tbilisi

Dirección: Av. Rustaveli nº3.

Horario: de 10:00 a 18:00 horas.

Teléfono: +995 32 2 931260.

E-mail: tictbilisi@gmail.com.

  • Hospital Central Republican

    Dirección: Av. Vazha–Pashvela 29.
    Tel: +995 32 2 39 57 14.
    Es uno de los mejores hospitales públicos del país.

  • Mediclub Georgia

    Dirección: Tashkenti 22 a.
    Tel: +995 32 2 25 19 91.
    Es una clínica privada que cumple los estándares de calidad europeos y servicio de urgencias 24 horas. Para más información: www.mediclubgeorgia.ge

El Aeropuerto Internacional de Tiflis es el principal arco de entrada para los ciudadanos de la Unión Europea. Es un aeródromo moderno con oficinas de cambio que funcionan las 24 horas y punto de información. Está a 18 km del centro de la ciudad y se encuentra conectado con la capital a través de trenes (aeropuerto-Tiflis: 8:45, 18:05; Tiflis-aeropuerto: 7:55, 17:20 horas), el autobús nº 37, y taxis 24 horas (25 GEL hasta el centro urbano).

Metro

El metro de Tbilisi tiene dos líneas y 21 estaciones. Está abierto de 6:00 a 24:00 horas. Acceder al suburbano solo es posible con la tarjeta de transporte ‘Metromoney’. Cuesta 2 GEL y hay que ir recargándola con algo de saldo. Se sacan en el metro. Cada viaje cuesta 50 tetri.

Autobuses urbanos

Hay líneas por toda la ciudad y funcionan desde las 7:00 hasta la medianoche. Cada viaje cuesta 50 tetri y se puede pagar en metálico o con la tarjeta ‘Metromoney’. Al igual que en España, los autobuses tienen asignadas sus propias paradas.

Marshrutkas

Son minibuses de color amarillo que están por toda la ciudad. Normalmente suelen ser grandes furgonetas de la marca Ford Transit. Cada una tiene una línea asignada pero no hay ninguna parada concreta, sino que la gente se sube y se baja donde le viene bien. Ponte en un lugar visible, levanta la mano y súbete. Avísa al chofer de cuál es tu destino para que te deje lo más cerca posible. Cada viaje cuesta 80 tetri.

Taxis

Son baratos pero el problema es que la mayoría no tienen taxímetro y hay que negociar antes el precio. Como eres turista, probablemente empezarán por un precio bastante más alto. Para que tú también tengas tus propias armas con las que regatear ten claro que cada kilómetro suele costar entre 50 y 70 tetri y que la mayoría de carreras en Tiflis cuestan entre los 3 y los 6 GEL, dependiendo de cuál sea tu destino. También hay empresas con flotas con taxímetro incorporado como por ejemplo Reno Taxis (Tel: +995 32 230 60 60).

Marshrutkas y autobuses desde la estación central de trenes

⦁ Tiflis-Batumi: a las 7:00, 9:00, 11:00, 13:00, 15:00, 17:00, 19:00, 21:00 horas.
⦁ Tiflis-Kutaisi: cada hora desde las 8:00 hasta las 20:00 horas.
⦁ Tiflis Zugdidi: a las 8:00, 9:30, 11:00, 12:30, 14:00, 15:30, 17:00, 18:30, 20:00 horas.
Marshrutkas y autobuses desde la estación de Ortachala
⦁ Tiflis-Telavi: a las 8:20, 9:00, 9:50, 10:35, 11:20, 12:10, 12:55, 13:35, 14:20, 15: 25, 16:15, 17:00, 17:45, 18:30, 19:15, 19:50.
⦁ Tiflis-Alvani: 9:10, 10:40, 12:00, 16:20
⦁ Tiflis-Ereván: cada hora desde las 7:00 hasta las 12:00 horas.

Marshrutkas y autobuses desde la estación de Didube

⦁ Tiflis-Borjomi: cada hora desde las 8:00 hasta las 19:00 horas.
⦁ Tiflis-Akhaltsikhe: cada hora desde las 8:00 hasta las 19:00 horas.
⦁ Tiflis-Shatili: a las 9:00 horas
⦁ Tiflis-Mtskheta: cada 20 minutos desde las 7:30 hasta las 20:00 horas.
⦁ Tiflis-Kazbegi: de 9:00 a 17:00 horas cada dos horas
⦁ Tiflis-Gudairi: 9:00, 10:30, 11:00, 13:30, 15:30, 16:00, 17:00, 18:30 horas.
⦁ Tiflis-Gori: 8:15, 09:05, 09:55, 10:40, 11:20, 12:00, 12:45, 13:20, 13:55, 14:30, 15:05, 15:40, 16:15, 16:50, 17:30, 18:10, 19:00 horas.

Marshrutkas y autobuses desde la estación de Isani

⦁ Tiflis-Lagodekhi: 07:40, 08:30, 09:30, 10:20, 11:10, 12:00, 12:35, 13:15, 14:00, 14:40, 15:20, 16:00, 16:30, 17:30, 18:15, 18:50.
⦁ Tiflis-Mestia: a las 6:00 horas, sale desde vagzli square.

La estación Central de Tiflis está dentro de un centro comercial (parada de metro de Sadguris Moedani). Los billetes se compran en las ventanillas de atención al cliente y deberás enseñar el pasaporte. También se puede hacer por internet. Para los trenes más utilizados como los de Bakú, Ereván, Zugdidi o Batumi te recomendamos que los compres con un par de días de antelación, sobre todo en temporada alta. Para consultar los horarios actualizados teclea en google las palabras georgian railway y sin meterte en la web oficial, pincha en el enlace que hay debajo donde pone “departures”. Por si acaso no tienes conexión a internet, te dejamos los horarios actualizados a 2014.

⦁ Tiflis-Bakú: 17:30 horas.
⦁ Tiflis-Ereván: 20.20 horas (los días impares de cada mes).
⦁ Tiflis-Zugdidi: 7:30, 8:50 y 21:10 horas.
⦁ Tiflis-Makhinjauri: 8:40, 18:15, 22:.45 horas
⦁ Tiflis-Kuatisi: 8:50 y 21:10 horas.
⦁ Tiflis-Poti: 8:20 y 17:50 horas.
⦁ Tiflis-Borjomi: 16:35 horas
⦁ Tiflis-aeropuerto: 8:00 y a las 17:20 horas.

Caucasian Carpets

Dirección: Erekle II nº 8.

Horario: de 10:00 a 20:00 horas.

Están especializados en la fabricación y reparación de alfombras georgianas artesanales. A veces las Está en la zona de Chardin street, cerca de la catedral de Sioni.

Mzar Memed-Zade

Dirección: Sanapiro 4.

Horario: de 9:00 a 21:00 horas.

Esta tienda es como un pequeño bazar donde encontrarás todo tipo de antigüedades, sobre todo alfombras.

Enoteca Khareba

Dirección: Av. Rustaveli 50/1.

Es una de las mejores enotecas de Tiflis. Para más información: www.winerykhareba.com

Tbilisoba

Se celebra el último fin de semana de octubre y Tiflis se echa a la calle. La ciudad se viste de gala para acoger los conciertos, espectáculos de danzas tradicionales y otro tipo de expresiones culturales del país. También hay puestos callejeros con fruta, brochetas o vino. Los eventos tienen lugar en el casco antiguo de la capital y la gente se viste con trajes típicos.

Día de la Independencia

El 26 de mayo los georgianos celebran uno de sus días más importantes. La Avenida Shota Rustaveli se cierra al tráfico y tiene lugar el desfile de las Fuerzas Armadas, exhibiciones de cantos polifónicos, danzas tradicionales y todo tipo de conciertos.

Tbilisi International Film Festival

La fecha no es fija pero suele tener lugar en invierno. Nació en el año 2000 y poco a poco se ha ido consolidando. Es un escaparate para los directores georgianos y se pone especial hincapié en la difusión del cine europeo.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

© Todos los derechos y contenidos reservados - Caucasers.com - Desarrollado por MeryWolf