Visitar Echmiadzin: la ciudad santa de Armenia

Jerusalén y Echmiadzin son las dos ciudades más santas para los armenios. En esta pequeña localidad cercana a Ereván se encuentra la catedral más antigua del mundo, e iglesias que son todo un icono para los armenios. Pese a tener poco más de 50.000 habitantes, posee una de las mayores concentraciones de monumentos catalogados como Patrimonio de la Humanidad del planeta. Aquí vive el Catolicós, que es la máxima autoridad espiritual de los armenios, y cuya figura está revestida de la misma gracia que el Papa. Se encuentra a 19 kilómetros de Ereván y la ciudad en sí nos pareció bastante fea, con ese toque tan soviético y anodino de muchas ciudades armenias. Eso sí, sus monumentos son de visita obligada.

¿Qué visitar en Echmiadzin?

Aunque en sí misma Echmiadzin no es que sea una maravilla, la ciudad tiene muchos lugares que ver. Si llegas por carretera, te recomendamos que hagas la visita en el siguiente orden. A la mayor parte de sitios se puede llegar en marshrutka:

Iglesia de Santa Hripsimé (Patrimonio de la Humanidad)

Se encuentra a la entrada  de Echmiadzin. Si vas en transporte público dile al conductor que te pare en el templo. Su construcción es del año 618. Se levantó en lugar donde apareció el cuerpo torturado de Santa Hripsimé. El templo se construyó en tufa volcánica. Santa Hripsimé y la construcción de este santuario tienen su propia leyenda: Al parecer Hripsimé era una monja tan guapa que había tenido que huir de Roma junto a otras 36 religiosas al negarse a casarse con el emperador.

Tras un largo viaje el grupo llegó a Armenia y cuando el rey armenio, que por aquel entonces era Tirdates, la vió se enamorá perdidamente de ella. De nuevo, la bella monja tuvo que huir, ya que quería conservar su virginidad. Pero el monarca la encontró y despechado, ordenó que la lapidaran.

Las reliquias de la mártir se encuentran en una pequeña cripta que hay en la trasera del santuario. Junto a la tumba hay una pequeña vitrina con las piedras con las que supuestamente fue asesinada. Pero la leyenda continúa. Al parecer, de toda la comitiva que acompañaba a Hripsimé solo sobrevivió a la persecución una de sus compañeras: Santa Nino. Ella huyó hacia Georgia donde se convirtió en la mujer que introdujo la fe de cristo en el país vecino. Pero eso es otra leyenda, que continúa en Tiflis y el Monasterio de Bodbe.

Iglesia de Shoghakat (Patrimonio de la Humanidad)

No está muy lejos del templo de Santa Hripsimé. Su nombre quiere decir literalmente “las gotas del rayo”. ¿Por qué? Por el efecto que producen los rayos del sol al colarse en el interior a través de las aberturas de la cúpula. Se erigió en 1.694 sobre un antiguo viñedo del que todavía sobreviven algunas cepas en el jardín de la basílica. En una de las capillas laterales está enterrada Santa Mariné, otra de las monjas que fue asesinada a manos del despechado soberano Tridates. No es un templo tan antiguo, pero merece la pena vistarlo

Catedral de Echmiadzin (Patrimonio de la Humanidad)

Es la catedral más antigua del mundo y el lugar más sagrado de Armenia. Fue terminada en el año 303 por el rey Tirdates III siguiendo las recomendaciones de Gregorio el Iluminador, la persona que introdujo el cristianismo en Armenia.

Como todo en este país, su construcción está rodeada de leyendas y relatos místicos: Cuenta la creencia popular que Jesús se le apareció en sueños a Gregorio el Iluminador (Grigor Lusarovich) y le indicó a través de unos rayos que creaba con un martillo el sitio exacto donde se tenía que alzar el templo. Al parecer, el punto donde cayeron esos rayos está justo debajo de la cúpula. También se dice que justo en este sitio se hallaba un santuario pagano de la civilización urartiana. El edificio ha sufrido muchas modificaciones a lo largo del tiempo y poco a poco se ha ido ampliando.

La catedral se encuentra dentro de un recinto bastante grande con diversos edificios: un seminario, librerías, museo, refectorio, cementerio, tienda de souvenirs… Aquí también vive el Catolicós. Es como una pequeña ciudad dentro de otra. La mayor parte de los edificios son del XVII y XIX. El lugar también exhibe una bonita colección de Khachkars, algunos fueron rescatados del vecino enclave de Najicheván.

Iglesia de Santa Gayané (Patrimonio de la Humanidad).

Se levantó en honor a Santa Gayané en el s.VII, la madre superiora que dirigía al grupo de monjas que huyó de Roma. Dicen que en este mismo lugar la santa fue enterrada después de su martirio. Se encuentra a unos trescientos metros de la catedral, así que se puede ir andando.

Para llegar al templo de Santa Gayané hay que pasar el cementerio del recinto y salir fuera del complejo religioso. Merece la pena la visita. Este santuario es del s. VII y parece incluso más antiguo que la propia catedral. Es un templo lúgubre y tranquilo con una interior austero donde se respira un ambiente de devoción especial. Tiene tres naves y una cúpula central.

¿Cómo llegar a Echmiadzin?

La ciudad de Echmiadzin está a 19 kilómetros de la capital y está bien comunicada a través de Marshrutka. La mayoría salen desde la estación de Kilikia cada quince minutos, desde las 8:00 hasta las 21:00 horas.